Hoy venimos a contarte nuestro modus operandi: la artesanía digital. A estas alturas del año (en pleno julio, con tu jornada intensiva, pensando ya en las vacaciones) vamos a ser un poquito menos intensos y a hablarte de nosotros para que sepas qué te vas a encontrar cuando vengas a hablar con nosotros en septiembre. (Y para qué engañarte, nuestras neuronas también necesitan vacaciones).

artesanía digital

 

Ya te hemos contado parte de lo qué podemos hacer por ti, pero aún no sabes cómo lo hacemos. Ya sabes que formas de hacer las cosas, hay muchas. Pero ni todas son iguales, ni todas tienen los mismos resultados.

Es como lo que sucede con los helados. Te gustan los helados, ¿verdad? ¡¡¿A quién no le gustan los helados?!!

 

via GIPHY

 

Tipos de helados hay muchísimos. Cada año en junio empiezan a procrearse las heladerías y abren una en cada esquina (como mínimo esto es lo que sucede en mi pueblo). El tema es que no todas las heladerías ni los helados que elaboran son iguales. Evidentemente puedes comprarte un helado típico de Bar, anunciado en esos carteles del año de la catapúm que se ven a leguas de distancia. De hecho, identificas el Bar gracias al cartel de los helados. Todos hemos comprado alguno de estos helados alguna vez, que saben igual lo compres donde lo compres, e incluso, debes tener uno favorito. (¡Viva los frigopies!)

 

Pero lo que te pido hoy es que pienses en lo delicioso que es comerse un helado artesanal, de esos con un sabor nada artificial, cremosos y, en definitiva, exquisitos. Y probablemente, también tienes una heladería de referencia que ocupa la pole position y que vas a defender a capa y espada si alguien se atreve a ponerle una pega. (Para tu información, la mejor heladería del mundo es Can Soler y no, no me pagan comisión ni son clientes de Palcobrand).

 

Un helado artesanal conlleva un delicado proceso de elaboración. Tal como explica José Luis Gisbert, presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos el proceso normal es pasteurizar una mezcla de leche con distintos azúcares y una vez pasteurizado se enfría rápidamente para evitar el crecimiento de cualquier bacteria, sea patógena o no. Y tras una maduración de 24 horas, se congela en una mantecadora.

 

Suena laborioso, ¿verdad? Pues que sepas que Palcobrand es como una heladería artesanal y tenemos nuestro propio modus operandi: la artesanía digital.

 

Nuestro método: la artesanía digital

El método que usamos para realizar cualquier proyecto es la artesanía digital. Y ¿qué es esto de la artesanía digital? te estarás preguntando. No worries, que aquí están los #LocosPorLasDefiniciones preparados para ilustrarte con la definición de turno.  

 

La artesanía digital se podría definir como el proceso mediante el cual se lleva a cabo cualquier acción, actividad o proceso por el medio digital u online de forma totalmente personalizada y tratando cada proyecto como único, exclusivo e incomparable.

 

¿Qué te parece? No te preocupes, no vamos a dejarte solo con una mísera definición. Vamos a enrollarnos un poquito más y a contarte el #HowWeDoIt 😉

 

¿Qué tiene de especial la artesanía digital?

Volviendo al tema de los helados, creo que coincidiremos en el hecho que un helado artesanal tiene el plus de calidad y personalización que no tiene uno industrial. Además de prepararse cada día, sin conservantes ni colorantes y siendo mucho más cremosos.

Con la artesanía digital, sucede lo mismo. Trabajamos a fuego lento, día a día para obtener los mejores resultados. Estudiamos y analizamos tu caso y buscamos las mejores soluciones y propuestas adaptadas a ti. Poco a poco, con paciencia, mimo y mucho esfuerzo. Día a día. No vamos a engañarte, son muchas horas de curro, pero precisamente es eso a lo que nos comprometemos: a dedicarle todo el tiempo que haga falta para conseguir aquello que nos has pedido.

La total personalización está implícita en la artesanía digital. Es decir, no vamos a reciclar estrategias de marketing, publicaciones de redes sociales o diseños de otros proyectos. No tiene sentido ni lógica y tampoco nos parece ético. Cada nuevo proyecto es un mundo distinto y cada cliente tiene unas necesidades concretas, valores particulares y objetivos específicos. Nuestra misión es que los objetivos que fijemos se cumplan con la máxima precisión, siempre fieles a tu filosofía.

Te garantizamos que vas a tenernos a tu lado constantemente (quizás en algún momento acabes hasta el gorro de nosotros, pero nos vas a querer igual). Vamos a llamarte, mandarte mails y preguntarte todo lo que necesitemos saber. La comunicación es vital para nosotros. Así como conocerte bien y que nos conozcas. Detrás de cualquier marca o empresa hay una persona o conjunto de personas que la hacen posible. En Palcobrand ocurre lo mismo, y queremos que nos conozcas, que sepas en manos de quién dejas tu proyecto; ese que te importa y al que tanto esfuerzo has dedicado. Y que puedas llamar y preguntar por Marta, Susana o Marc.

De la misma manera que, según el material disponible los objetos artesanales varían, según tus recursos y presupuesto, escogeremos un camino u otro. La artesanía digital se amolda a cada proyecto y nosotros nos adaptamos a ti y a tus posibilidades.  

¿Sabes? Trabajar así tiene algo bastante charming, acabas sintiendo cada uno de los proyectos como parte de ti, te implicas. Y es inevitable. Sabemos lo que es no poder dormir ante el lanzamiento de una web, la emoción de que uno de tus clientes gane un premio, la alegría ante los primeros 1.000 seguidores de instagram o la agitación ante las primeras ventas de un nuevo ecommerce. Pero también la frustración ante una crítica negativa. Los proyectos acaban siendo parte de Palco, más allá de realizar sólo un diseño, una sesión de fotografía, buscar un naming o gestionar la estrategia de las redes sociales.

 

Aunque, como sucede con los helados, no todo es elaboración, también es sumamente importante que los ingredientes sean de calidad. Pero esto ya está hecho; tu proyecto lo es y nuestro equipo también.

 

Yo diría que esta combinación suena a

#MATCH

 

Con lo cual, aunque podría seguir durante horas (ya ves que a mi no se me acaba nunca el rollo) hablándote de la artesanía digital, de sus beneficios, particularidades y tal y cual, ya te lo he dicho; tu proyecto es único, por lo tanto, mejor si vienes a tomarte un café (o un helado), nos conoces y nos hablas un poco de ti. ¿Te parece? 🙂