Mis vacaciones se están haciendo de rogar, aún sigo en la oficina aunque debo decirte que es mi última semana. Y como mi actividad favorita, ahora que me han dejado, es escribir en este blog, no pensaba desaprovechar esta oportunidad que quizás nunca más se vuelve a presentar. Ya sabes, las oportunidades se deben cazar al vuelo.

#Másvalepájaroenmanoquecientovolando

 

Dándole vueltas a qué os podía contar hoy, he creído conveniente explicaros cómo es el día a día en la oficina. ¡Bienvenidos a un día en Palcobrand!

Palcobrand

Actualmente la hora de llegada es las 8AM porque, inexplicablemente, estamos haciendo una especie de jornada intensiva. Pero generalmente se sitúa en las 9AM (aunque a mi, como me levanto pronto siempre, eso de venir temprano y salir temprano me da la vida.). A partir de las 9 empieza la actividad, pero si sois tan matutinos como yo y llegáis antes, yo ya estaré aquí dándolo todo.

#Theearlybirdcatchestheworm

A medida que vamos llegando, nos damos los buenos días como buenamente podemos… Que me levante temprano no significa que sea una persona sociable desde el minuto 1. Menos Su. Susana siempre te da los buenos días como si fuera viernes. Es la persona con más energía y efusividad que conozco.

Si es lunes, como quizás ya os he contado alguna otra vez, hacemos una reunión para programar la semana, establecer prioridades, hacer repaso de los proyectos, etc. Si se alargan mucho, puedes escuchar cómo rugen los estómagos. A partir de ahí ya empezamos a trabajar viento en popa a toda vela.

 

Pasamos muchas horas en la oficina compartiendo el mismo aire, espacio y tiempo, como debe sucederte a ti, con lo cual es imprescindible, al menos para mi, que el ambiente de trabajo sea agradable. Si tuviera que levantarme cada mañana de lunes a viernes para ir a un lugar donde estuviera a disgusto, sería verdaderamente un suplicio.

Por suerte, no es el caso, pero para ello debes ser capaz de crear ciertas rutinas o formas de hacer la rutina más placentera (válgase la redundancia). Y por ello, como viene siendo habitual en mi, te voy a dar unos cuantos #tips (consejos vendo que para mi no tengo) para que te levantes cada día como si fuera viernes (que todos sabemos que molan cien veces más).

 

Dicen que compartir es vivir

También dicen que compartidas, las alegrías se multiplican y los problemas se dividen. Lo que te puedo asegurar es que si te quedas encallado en algún punto, poder tratarlo en conjunto con todo el equipo te ayuda a coger perspectiva y a enfocarlo de otra forma. Aunque los demás no tengan mucha idea de tu campo.

En Palcobrand improvisamos reuniones en cualquier momento donde todos metemos baza. A veces hacemos brainstormings de todas las formas inimaginables, jugamos a juegos para potenciar nuestra creatividad o ponemos post-its por toda la oficina. Formas de tratar los problemas hay muchas, encuentra la que mejor te funcione a ti y a tus compis, pero sobre todo, involucra a todo el equipo en tus decisiones o dudas.

 

 

Oda a Spotify y a Martin Lorentzon y Daniel Ek (sus fundadores)

Spotify es el mejor invento del siglo para todos aquellos que trabajamos delante de una pantalla. Cada lunes Spotify renueva la lista de descubrimiento semanal (basada en tus gustos), con lo cual puedes empezar la semana pensando en todas las canciones que puedes descubrir ese día. Los viernes actualiza la lista de radar de novedades. Como comprenderás, 8 horas de trabajo, son ¡muchísimas canciones! (y una cuenta premium si o si).

También podéis poner música en la oficina. Te recomiendo crear una playlist colaborativa para que todos podáis aportar vuestros hits de todos los tiempos. Que conste en acta que tenemos una playlist de Spotify de Palcobrand, que podéis consultar. Playlist que debo decir que prácticamente he llenado yo sola con mis preferencias y alguna aportación musical (y no será porque no lo he recordado veinte mil veces).

Hay reglas MUY estrictas acerca del reggeaton, que está más que prohibido. Aunque confío en que marketing algún día consiga meter alguna canción aceptable de estrangis. Tampoco se pueden pasar las canciones (regla interna), con lo cual a veces toca aguantar 5 minutos de alguna canción insufrible que te deja la cabeza como un bombo. Pero la democracia, a veces, es lo que tiene; que te toca aguantar las decisiones de otros. Siempre nos quedará quejarnos.

El momento clave en que empieza a sonar la música es justo después de comer para seguir dándolo todo sin que el ánimo decaiga. Es un buen método (especialmente porque, como imaginarás, el 80% de canciones de esa playlist las he puesto yo).

Puedes recomendarme canciones para poner el la playlist. Desde música clásica a rap, pasando por jazz, blues, reggae, indie (me encanta), rock, música acústica y algo de reggeaton. Últimamente me está dando por estopa, fito y fitipaldis, jarabe de palo… grandes éxitos de cuando tenía como 17 años.

 

Irse de excursión era LO MEJOR de ir al cole

¿Recuerdas cuándo tocaba excursión en el cole? ¿Esa felicidad que sentías porque era un día menos de clases, porque podías jugar el 75% del día y además te preparaban macarrones, tortilla de patatas o carne rebozada para comer? Este es mi segundo consejo.

No, no que te vayas de excursión con tu oficina (aunque si te lo puedes permitir… ¡¡ADELANTE!!) Pero sí que encuentres alguna excusa apetecible para salir de la oficina durante 10 minutos.

Te voy a confesar la nuestra. Agárrate porque incluso yo sé que no es lo más convencional del mundo. Ir al supermercado (concretamente al LIDL, que debo decirte que es una de las empresas que mejor lleva sus redes sociales y que más se ha puesto las pilas en el mundo digital). Esto nos da la vida. Especialmente si esa semana hay productos nuevos de cocina o lo que sea. Tienen demasiadas cosas muy susceptibles de ser compradas. 

No voy a enumerarte la cantidad de cachivaches que nos hemos comprado, pero como siga así, mis compañeros de piso me echan de casa.

También aprovechamos para comprar desayunos, meriendas y lo que necesitemos para la semana. Quizás estés pensando: yo no tengo un LIDL al lado, ¿qué hago? Da igual. Busca cualquier comercio o lugar al que te guste ir y ves. No quiero incitarte al consumismo porque comprar no da la felicidad, pero una alegría, o dos, sí.

 

Café en vena o lo que sea que te de la vida

Después de comer necesitamos un bendito café como el aire que respiramos. Las tardes son más duras de por sí, pero si además me quitas el café, me da un síncope.

Aprovechando para airearnos un poco y coger fuerzas para afrontar la tarde como campeones, ese café debe ser de la cafetería de la esquina. Uno de los mejores cafés de Barcelona, palabra. Además a fuerza de ir acabas haciendo amigos y si a ello le sumas que la mujer que trabaja ahí tiene conversación y temas para rato (y de los más peculiares), siempre sales de ahí habiendo aprendido algo nuevo o como mínimo, con una sonrisa. Eso sí, no toques el tema del aceite de palma, se enerva y el café ya no sale tan bueno.

¿Qué te quiero decir con esto? Que te des un capricho para tomar el aire y que el día a día sea más llevadero. Desayuna algo rico, ves a comer a algún restaurante que te encante, tómate un café italiano de verdad, permítete algún dulce o lo que sea que te haga feliz.

 

Afterwork y demás excusas para tener una cerveza en mano

Crear una buena relación dentro del trabajo está muy bien, pero para afianzar un poco más el #teamwork, una cerveza obra milagros. Vale no, lo obra el compartir algo más allá del trabajo. Irse de cañas y tapas después del trabajo, hacer alguna actividad conjunta, una barbacoa o a las malas un pica pica en la oficina para celebrar cualquier cosa. Nosotros somos expertos en encontrar excusas para ello.

Y por supuesto, cada cumpleaños es OBLIGATORIO celebrarlo. Todo aquel que me conoce sabe que no hay cosa en el mundo que me guste más que un cumpleaños y ya se sabe, dios los cría y ellos se juntan. Cumpleaños que llega, mesa llena de post-its, regalos y pastel o dulces que tocan.

Ir a trabajar el día de tu cumpleaños es mucho mejor si estás en Palcobrand.

Y lo digo con conocimiento de causa.

 

Para todos estos planes es perfecto tener un grupo de whatsapp donde poder tratar cuestiones extralaborales. Eso sí, asegurate que no hay nadie que se dedique a mandar vídeos y fotos de gatitos.

 

 

Y estos son mis consejos para que tu rutina de trabajo sea aceptablemente divertida (Me acabo de dar cuenta que esto parece un artículo de autoayuda, nada más lejos de la realidad, por mucha graduación en psicología que tenga).

La verdad es que, aunque la rutina es siempre la misma, cada día en Palcobrand hay una anécdota nueva por contar. Como puedes imaginarte, el 90% del tiempo nos lo pasamos trabajando, pero claro, no te voy a contar lo que es tener 6 ventanas abiertas con 20 pestañas cada una, hacer cuadros de KPI’s, escribir copies para webs, social media y una larga lista de tareas, al menos no lo haré esta vez.

 

Y hasta aquí la entrega de hoy. Si quieres vivir por ti mismo lo que es un día en Palcobrand, puedes venir un día, yo te cedo mi asiento y ¡en vivo y en directo!

 

PD: La semana que viene ya estaré de vacaciones, pero ¡no sufras! No pienso dejarte sin mi artículo semanal (soy una muchacha muy comprometida).

PD2: Quiero dejar claro que no me están pagando para hacer publicidad ni de spotify, ni de LIDL, ni de la cafetería de la esquina (OJALÀ).