Me había planteado titular este artículo como “nuestra oficina: el lugar donde los sueños se hacen realidad” pero era incluso demasiado cursi para mi.

oficina

Obviamente que vuelvo a ser yo. ¿Qué te pensabas? Seguimos en agosto y yo sigo de vacaciones. Sí, sé que te lo estoy repitiendo en cada maldito artículo que escribo, pero oye, que ya me tocaba.

La verdad es que esas ganas de volver a empezar el cole que la gente dice que de pequeño tenía (ya me contarás tú quiénes son los autores de estas afirmaciones, porque yo no fui de esas) no las tengo. Pero eh, me lo tomaré con mucha filosofía cuando llegue el momento.

Pero como aún no he vuelto, este blog es mi pequeño tesoro que manejo desde mi centro de operaciones oficial; una playa.

#Quevivanlasvacaciones

oficina

El hecho es que ésta es mi última semana al mando del blog y… quería hacer un último post hablando de la oficina. Creo que más o menos he tocado todos los puntos cardinales de nuestra agencia: equipo, rutina, modo de trabajo y ahora voy a por el último; instalaciones (te prometo que si esto vuelve a suceder, voy a ir a por temas más truculentos y de salseo).

La oficina: el centro de operaciones desde donde dominamos el mundo

No tenemos una gran oficina, o al menos si la medimos en metros cuadrados. Pero ya sabes, lo importante es trabajar a gusto, tampoco es necesario vivir rodeado de lujos (aunque si alguien quiere cedernos una oficina con jardín y piscina, no vamos a decirte que no).

De hecho, las reducidas dimensiones nos han hecho tener que adaptarnos. La adaptación es sumamente importante, no solo para la supervivencia de la especie como comentaba Darwin, sino porque a nivel psicológico te enseña a desarrollar una serie de estrategias positivas y útiles para tu propio bienestar (oficialmente soy graduada en psicología).

Lo que te contaba, tener una oficina pequeña la convierte en muy multifuncional. Como cuando te vas de viaje y usas un pareo para absolutamente todo: ropa, manta, para cubrirse si entras en templos, como toalla de playa, e incluso como bolso (se debe ser una chica preparada). O más impresionante aún es el hilo dental: puedes usarlo para cortar queso o frutas blandas, como cuerdas de tender ropa, como hilo de coser o incluso de cordones de las zapatillas (esto último aún no he tenido el placer de ponerlo en práctica, pero oye, va bien saberlo).

A continuación te haré un repaso de lo que podrás encontrar en Palco el día que vengas a visitarnos o si tienes curiosidad sobre ello. Venga, ¡confiésalo!

oficina-palcobrand-agencia-estudio-barcelona

Km0, o nuestro espacio diáfano de trabajo

Trabajar todos en un mismo espacio facilita mucho el trabajo. No tienes que moverte cada vez que quieres comentar algo y la persona a la que te diriges hace tres horas que no mira Slack.

A veces también se producen reuniones improvisadas para comentar aspectos de suma importancia o ante una duda, podemos comentar en grupo un nuevo diseño o copy entre varios miembros del equipo. Ya ves que Palcobrand es muy familiar y que todos podemos implicarnos en cada uno de los proyectos que llevamos a cabo.

Las mesas, situadas en este espacio, están preparadas para parejas y en ellas hay suficiente espacio para poder poner todo lo imprescindible (y prescindible) y que alguien nos eche bronca por ser desordenados (ya dicen que cuanto más sitio tienes, más puedes acumular… aunque siempre hay un orden dentro de mi desorden, que conste).

La comunicación entre los miembros del equipo es constante, sea en viva voz, sea por chat. Si alguien se casa, hablaremos de ello todos juntos durante, al menos, una semana.

 

La sala de operaciones, también llamada sala polivalente

Luego tenemos la sala polivalente o sala de reuniones. Ahí es donde verdaderamente se produce la magia y donde aparecen las ideas más locas. Nos reunimos una media de dos veces por semana para revisar todos los proyectos y establecer prioridades y además vamos haciendo reuniones por equipos o proyectos cada vez que es necesario.

Pero la gracia de esta sala es que en ella se han vivido muchas cosas diferentes. Es en ella donde organizamos los brainstormings. Oh, queridas sesiones en las que la palabra “NO” está vetada y la pizarra se llena de conceptos e ideas de cualquier índole. Nos encantan los brainstormings y hemos hecho unos cuantos así que, si quieres un consejo para los tuyos, tenemos uno para ti: ¡Pon una alarma para limitar el tiempo! O la alarma te la llevarás tú cuando veas las horas que han pasado volando entre idea e idea sin darte cuenta.

También es el espacio donde comemos en familia o hacemos pica-pica o lo que se le ocurra al equipo de marketing que debamos celebrar (¿a quién sino?).

Un día llegas a la ofi y ¡ZAS! La sala se ha convertido en un plató preparado para hacer una mega sesión de fotos. Y otro te encuentras con tantos elementos (por confidencialidad no te daré detalles de éstos) esparcidos por la sala que debes sudar la gota gorda (y escalar un poquito) para poder cruzarla hasta el final.

Vamos, que no nos sobra el espacio pero sí el ingenio. Donde caben reuniones, ¡caben fiestas! (como nos gusta este último punto).

oficina-palcobrand-agencia-estudio-barcelona

La cocina, espacio de supervivencia

También tenemos una cocina. Minúscula, pero nos sirve para sobrevivir. Sobre todo el microondas. La nevera… bueno, la nevera es un punto de conflicto. Sus dimensiones no son proporcionales a la cantidad de personas que estamos aquí. Y menos si tu almuerzo se elabora sobre la marcha (hablando llanamente, si te haces las ensaladas aquí y guardas los ingredientes para que te duren toda la semana).

La parte positiva es que si te aburres o necesitas hacer un descanso, puedes desconectar y dedicarte a jugar al tetris en la nevera y a ver si encuentras una forma mejor de colocarlo todo (o de colocar tu tupper de buena mañana). ¡Suerte!

Por último, nuestro tesooooro

Por último tenemos la terraza. Si digo terraza te debes estar imaginando una terraza donde puedas poner una mesa, cuatro sillas, tus tiestos con plantitas y flores… pues solo tenemos las plantas. Que estamos luchando para revivirlas. La tarea de regar quedó en una especie de limbo y no se definió al responsable de tal enmienda.  Pero le estamos poniendo remedio. A pesar de sus diminutas dimensiones, es mi lugar favorito. Básicamente porque es sinónimo de break. Y ya te imaginas que trabajando delante de una pantalla, la desconexión es imprescindible, vital, e indispensable (y no sólo lo digo yo, también el curso de prevención de riesgos laborales que me ha tocado hacer esta mañana).

Sales a la terraza y desconectas 5 minutos comentando qué harás el fin de semana, lo vacía que está la ciudad en vacaciones o quejándote del tiempo que hace, ya sea porque hace demasiado calor, llueve o lo que sea, la cuestión es quejarse.

Y los fumadores tienen su momento para fumar. El vicio es el vicio. No obstante, quiero impulsar una campaña para dejar de fumar en equipo. Podéis votar a favor de esta campaña en comentarios.  

 

Y esta es nuestra oficina. Te invito (como si esto fuera mi casa) a que vengas a visitarla tú mismo.

 

Con este artículo cierro mis capítulos de #ThePalcoLife y termina mi toma de posesión de este blog.

Un minuto de silencio por esta pérdida, por favor.

Aunque si quieres que siga escribiendo artículos, puedes iniciar una petición en change.org, enviar mails, llamar, o dejar cartas hechas con recortes de periódico en el buzón de la oficina. ¡Sabes que seguiré contando rollos encantada!  

 

Disfruta mucho de esta última semana de agosto y aprovecha para hacer todo aquello que nunca tienes tiempo de hacer, que luego nos arrepentimos.