¿Te has planteado alguna vez cómo se lleva a cabo un proyecto de diseño gráfico? No sé si te lo habíais planteado antes, pero lo que sí deberías sabes es que no se limita a:

 

  1. El cliente hace un encargo
  2. El diseñador se pase unas horas o algunos días trabajando en ello
  3. El diseñador envía al cliente la propuesta
  4. El cliente lo recibe y lo acepta

 

Qué bonito suena, ¿eh? Por desgracia, no es oro todo lo que reluce. Al menos, si quieres hacerlo bien.  Y por eso estamos aquí, para explicarte bien, paso por paso, en qué consiste “hacer un diseño”. Y qué mejor que hacerlo en conmemoración al Día Mundial del Diseño Gráfico, que se celebra este jueves día 27 de abril. Como decía ahora no recuerdo quién: ¡Sin prisa pero sin pausa y mucho MINT!

proyecto de diseño gráfico

Pero no te preocupes, si creías que el proceso era así de sencillo, no eres el único. Nuestro equipo de Marketing lo sigue pensando, o eso me da por pensar a veces. Y es que te piden algo y esperan que Diseño deduzca qué quieren, cómo lo quieren y evidentemente con un deadline un poco imposible. Vamos a ver si consigo aclararte un poquito las ideas sobre cómo se cuece un proyecto de diseño gráfico y, de paso, también se las aclaramos a Marketing. ¿Te parece?

¡Pues vamos a ello!

 

¿Qué hace un diseñador? 

 

Como siempre, empecemos con una definición. A estas alturas ya habrás deducido que somos muy #lovers de definirlo todo, no vaya a ser que a alguien no le quede claro algo.

 

Diseño gráfico:

El diseño gráfico o diseño de comunicación visual es un proceso creativo que permite resolver de forma gráfica y visual una necesidad comunicativa, generalmente, entre una empresa u organización y su público. Este proceso puede materializarse en múltiples formas y medios diferentes como identidades corporativas, publicaciones editoriales y digitales, packaging (embalajes de productos), publicidad offline y online, páginas web, tiendas online, cartelería, tipografía, señalización, entre otros.

Entonces, ¿qué hacemos los diseñadores?

La capacidad esencial del diseñador gráfico es la de plasmar visualmente conceptos de manera entendedora y efectiva para lograr y satisfacer los objetivos de comunicación de su cliente.

Para conseguir estos objetivos hay que planificar bien todos los pasos necesarios para conseguir un resultado óptimo y adaptado totalmente a las necesidades del cliente. Muchas veces, el cliente puede no saber exactamente qué necesita su organización en términos de comunicación. Pero no sufras, en Palcobrand tenemos solución para todo y vamos a ayudarte a tener la identidad más top de todas.

 

Pasos de un proyecto de diseño gráfico 

Paso 1: Definición del encargo

 

Para definir un encargo es necesaria la participación conjunta del cliente y el diseñador gráfico. Hasta aquí es bastante evidente. El cliente expone las necesidades de comunicación que tiene o cree que tiene y el diseñador las revisa e interpreta.

A menudo estas necesidades no son exactamente las que realmente necesita el cliente y el diseñador le ayuda y asesora para acotar mejor el proyecto. No te preocupes, llevamos la transparencia por bandera.

Te voy a dar un ejemplo. En Palcobrand, algunos clientes nuevos nos contactan para diseñar un logo y, después de la primera reunión, nos damos cuenta conjuntamente que lo más conveniente es diseñar una identidad corporativa sencilla. Logotipo, tarjetas, papel de carta y carpetas. Ésta le permitirá explicar mejor al mundo a qué se dedica su empresa y qué es aquello que la diferencia de sus competidores. Porque, es eso lo que quieres, ¿verdad?

Un buen impacto visual que baste para que todos sepan qué haces y por qué tú molas más.

Por lo tanto, y en conclusión, definir bien el encargo de nuestro proyecto de diseño gráfico es concretar el problema de comunicación que existe entre el cliente y su público y definir de forma precisa qué aplicaciones gráficas se diseñarán.



Paso 2: Planificación


Una vez definido el encargo hay que planificarlo y, para hacerlo, es necesario contemplar tres términos que se interrelacionan entre ellos: calendario, presupuesto y equipo de trabajo. Que quede claro… ¡Este punto es MUY fundamental! ¡No vale improvisar ni ir sobre la marcha!

La concreción del número de miembros del equipo de trabajo permite saber el tiempo necesario que habrá que dedicar para completar el proyecto de diseño gráfico con la calidad adecuada y que salga rentable. Pero, normalmente, el proceso es a la inversa, el que marca el número de miembros del equipo es, por un lado, el presupuesto disponible por parte del cliente y, por el otro, el tiempo para poder ejecutar el encargo.

Quizás te estás preguntando… ¿Qué pasa si mi encargo es muy urgente? ¿No podré tenerlo a tiempo? ¡Para nada! Aumentamos el equipo de trabajo o las horas dedicadas por éste. Pero debes saber que el presupuesto también aumentará.

proyecto de diseño gráfico¿Y si mi presupuesto es muy ajustado? Tampoco es un inconveniente. Le dedicaremos menos personal y menos horas de trabajo. Y no, eso no es sinónimo de un proyecto de diseño gráfico peor o de menor calidad. ¡Confía en nosotros!

proyecto de diseño gráfico

En función de la naturaleza inicial del encargo, se planificarán en un calendario todas las fases del desarrollo del proyecto de diseño gráfico y se compartirá con el cliente para que esté en todo momento informado de la evolución del diseño.

¿Te pensabas que ibas a quedarte al margen? ¡Para nada! Es primordial que sepas qué es lo que estamos haciendo en todo momento. Paralelamente, se definirá un presupuesto detallado que deberá ser aprobado por el cliente. Tampoco tenemos intención de engañarte o darte sorpresas de última hora. Transparencia, my friend.

Paso 3: Análisis 


Cuando ya se ha aprobado el presupuesto y hecho la planificación del proyecto de diseño gráfico, empieza la parte de desarrollo del encargo. ¡Llega el gran momento! La importancia del análisis es fundamental, dado que nos permite diseccionar el problema de comunicación en que se basa el encargo en pequeñas partes o secciones más identificables y fáciles de trabajar. Tanto en marketing como en diseño, analizar es casi como respirar. Si contratas a alguien que no tiene intención de analizar nada…¡Huye!

En definitiva, analizamos la situación actual del cliente y su comunicación para diseñar una nueva propuesta para lograr un objetivo concreto. ¿Y puedo saber qué analizáis? Te estarás preguntando.

¡Claro! Estos son algunos de los aspectos FUNDAMENTALES. Sí, te lo pongo en mayusculas para que veas que esto es el MINT de la cuestión.

 

#análisis

  • El cliente: Su historia, los antecedentes de comunicación de la empresa, la situación que ocupa en el mercado/sector, objetivos empresariales, los valores, filosofía y personalidad.
  • El mercado y sector: Dónde se mueve el cliente, si su acción es local, nacional o internacional.
  • La competencia: Directa e indirecta, referentes destacables de otros mercados.
  • El público objetivo: ¿A quién va dirigido el proyecto?
  • Los recursos económicos y logísticos del cliente
  • Las características del producto o servicio del cliente
  • Las premisas específicas: Dependiendo del encargo, el diseño debe cumplir con algunas premisas: que sea ecológico, reciclable, ligero, fácil de usar, etc.


Una vez hecho el análisis habrá que examinarlo en detalle y extraer una serie de conclusiones que nos permitirán dibujar las necesidades concretas que habrá que trabajar.

 

¿Pensabas que como termina el post se acabó? ¡Ni hablar! [¿Sabes el famoso cuadro del grito de Münch? Esta sería nuestra respuesta.]

Hay más, pero queremos dejarte un poco con la intriga. Si sientes una necesidad imperiosa de saber cuáles son las demás fases, puedes llamarnos, venirnos a ver, enviarnos un mail, un tweet, hacer señales de humo… ¡Lo que te apetezca!

Sino, puedes esperar hasta la segunda parte…

 

CONTINUARÁ….

* Cover icon designed by Ralf Schmitzer from the Noun Project.