Independientemente del tamaño de nuestra empresa, investigar y analizar la competencia es un paso esencial en un buen plan de marketing. Y no, no sólo para comparar precios y servicios sino también para ver qué hacen, cómo lo hacen y dónde lo hacen.

Conocer nuestro entorno empresarial nos va a permitir potenciar nuestro negocio dado que no se trata sólo de tener un mayor conocimiento de nuestros competidores, sino de orientar nuestra marca para obtener mejores resultados.

Analizar la competencia nos puede ayudar a encontrar nuestro valor diferencial, aquello innovador que no hace nuestra competencia (nuevos nichos de mercado, nuevos productos o servicios o formas de producción, distribución, etc.), y así poder definir una buena estrategia de posicionamiento.

 

analizar la competencia

 

Cómo analizar la competencia

Para analizar, tenemos que observar a nuestra competencia en todos aquellos aspectos que puedan ser relevantes para enfocar nuestra marca. A continuación vamos a repasar aquello en que debemos reparar atención en el momento de analizarla:

 

Comprender cómo venden nuestros competidores

Comprender el modelo de negocio de nuestros competidores es clave para saber de qué forma operan en el mercado. Esto nos puede permitir obtener, a largo plazo, una situación de ventaja respecto a nuestra competencia.

Para empezar, debemos fijarnos en qué venden, es decir, el proceso de producción, quiénes son sus proveedores, las características del producto o servicio, sus puntos fuertes y débiles, a qué público van dirigidos, etc.

También tenemos que hacer hincapié en su volumen de ventas, sus canales de distribución (online, offline o ambos), sus precios, campañas, promociones, ofertas y el tipo de publicidad empleada.

Si tenemos oportunidad, informarnos sobre la organización de la empresa, el número de empleados, los recursos disponibles e incluso sus cuentas anuales también nos va a aportar datos relevantes para nuestro análisis, que podemos aprovechar al elaborar nuestra estrategia.  

 

Visitar la web de nuestros competidores

Visitar la web de nuestros competidores nos va a proporcionar mucha información útil acerca de su actividad.

Podemos empezar fijándonos en su posicionamiento en buscadores; es decir, si está bien optimizado en los motores de búsqueda y en qué posición aparece al ser buscado en estos. Al introducir palabras claves relevantes, ¿aparece en los primeros resultados? ¿Ha sido posicionado mediante pago (SEM)?

También será importante poner atención al diseño de su web: ¿es visualmente atractiva y llamativa? ¿Cómo se categoriza y distribuye la información en la página web? ¿Es congruente el diseño de la página con la marca?

Otra práctica muy útil al analizar la competencia y que nos va a proporcionar información relevante será navegar por ella como si fuéramos usuarios y quisiéramos obtener información o adquirir su producto o servicio. Deberemos fijarnos en todos los detalles que componen la experiencia de usuario; si es intuitiva y sencilla, si es funcional, cómo es el proceso de compra, la cantidad de pasos que deben realizarse, si existen formularios de contacto, etc. Recopilar todos estos datos nos va a permitir obtener referencias acerca de las mejores prácticas y, de este modo, evitar los errores en nuestra propia página web.

Y no te olvides de visitarla desde distintos dispositivos para ver si es una web con interfaz multi-dispositivo. Te hablamos de su importancia un tiempo atrás.

 

 

Analizar las redes sociales de la competencia

Las Redes Sociales son una fuente de información mucho más amplia de lo que puede parecer en un primer instante. Investigar si nuestros competidores están en las redes sociales, en qué redes y de qué forma nos va a servir para aprender qué funciona y qué no.

¿En qué debemos fijarnos al analizar la competencia en las redes sociales? En la cantidad de seguidores que tienen en cada una de las diferentes redes sociales, la frecuencia de publicación, el tipo de mensaje, el tono que usan, si hay interacción con sus consumidores y cómo es, etc.

También vamos a poder reunir datos acerca de su estrategia de contenido. ¿Qué publican? ¿En qué formato? ¿Es, en su mayor medida, contenido propio o ajeno? ¿Es compartido?

A la vez, las redes sociales son una excelente vía para identificar al público objetivo de nuestra competencia y de este modo, saber de forma más precisa qué es lo que buscan y esperan obtener del producto o servicio ofrecido. También nos va a permitir saber si hay algún nicho de mercado que ha quedado olvidado en la estrategia de nuestros competidores y cuestionarnos si podemos hacer algo al respecto.

 

 

Analizar la estrategia de contenido

Examinar qué tipo de contenido publica nuestra competencia va a ser una estupenda forma de aprender qué es aquello que funciona y adelantarnos a ellos. Siguiendo una estrategia de inbound marketing, nuestro objetivo para atraer tráfico a nuestra web es ofrecer contenido de calidad que eduque a nuestros clientes potenciales.

Preguntarse si tienen un blog, qué tipo de contenido publican, con qué frecuencia, si ofrecen contenido descargable, si éste es relevante, etc. También será útil al analizar la competencia ver qué es aquello que mejor les ha funcionado en cuanto a temas a tratar, formatos en los que presentar la información o enfoques de contenido. Toda la información obtenida nos da la oportunidad de tomar como referencia aquellas técnicas que les dan buenos resultados adaptándolas a nuestra marca.

 

Aprovecharnos de sus debilidades para convertirlas en nuestras fortalezas.

 

 

No olvidarnos de la competencia indirecta

Al desempeñar esta tarea no debemos olvidar que no sólo existe la competencia directa, sino también la competencia indirecta, a menudo la gran olvidada. La competencia indirecta es aquella que ofrece servicios o productos alternativos al nuestro pero en el mismo sector y dirigidos al mismo público que nosotros. Es por ello que no debemos dejarlos de lado y también debemos fijarnos y observar qué es lo que hacen y de qué forma.

 

 

 

Indagar y analizar a nuestra competencia va a ser una excelente punto de partida de nuestra propia estrategia dado que nos va a aportar una gran cantidad de información acerca de las tendencias, de aquellas prácticas que funcionan y aquellas que no, de nuestros consumidores, etc. No obstante, no debemos olvidar que no todo funciona para todos de igual forma; que a nuestros competidores les haya funcionado no significa que vayamos a obtener los mismos resultados y viceversa. 

 

Espero que os haya servido este artículo y que podáis empezar a analizar la competencia ipso facto para crear una buena estrategia. Si no tenéis tiempo o ganas de llevarlo a cabo, podéis dejarlo en manos de una agencia como Palcobrand.